viernes, diciembre 22, 2006

Volver al burdel

Lo sabido: la globalización amenaza con eliminar las respectivas identidades nacionales. Su efecto devastador se nota particularmente en nuestra cinematografía, la cual ha perdido sus voces primigenias en aras de un insulso y trasnochado cine de arte y ensayo.
De la noche a la mañana una cáfila de directores alienados y esnobistas intentan acabar con nuestra única contribución al séptimo arte universal: el burdel. Se afanan en hacernos sentir culpables por tanto “Pez que fuma”, por tanto “Macu, la mujer del policía”, por tanto “Secuestro express”, por tanto “Sicario”. Nos llaman impíos, y proponen salvarnos de tanto mal gusto con un aséptico cine de autor, diabólico engendro que nos ha regalado piezas como “Oriana”, Miranda”, “Desnudo con Naranjas”, “Elipsis”, “Mecánicas celestes”, “Jericó”, “La generación Halley”, “La pequeña revancha” y “Operación Chocolate”.
De suerte que los venezolanos hemos sido despojados, de manera arbitraria, de nuestros íconos cinematográficos. Arquetipos tales como la prostituta celulítica, el policía drogo y matraquero, el jíbaro benefactor de barriadas populares, el recluso diestro en el manejo del chuzo, los borrachitos apasionados al dominó (el juego ciencia del tercer mundo, decía Juan Nuño), el sicario parrandero y jugador, la esposa “montacachos” y el “macho-men-todo-terreno” ya no están entre nosotros. Nos los han quitado. Han sido sustituidos por personajes pusilánimes y dubitativos, seres que se debaten entre nobles ideales y sentimientos sublimes. Y nosotros nos preguntamos: ¿Dónde está la envidia y la lujuria pedestre y subalterna? ¿Dónde está el incitador vallenato y la venerable rockola? ¿Qué hicieron con la puñalada trapera a la mujer infiel y el cacho al marido irresponsable? ¿Quién decretó la muerte de riñas y redadas? Pero, por sobre todo, y a santo de qué, nos convirtieron a Daniel Alvarado en un militar de la Guerra Federal, débil y enamorado.
Creo que toda esta aberración, toda esta negación a nuestra dorada historia, comenzó con la inauguración de las salas de arte y ensayo, en las cuales se niega el acceso a nuestras obras de culto, y se le da puerta franca y sitial preferencial a las películas de directores cuyo únicos méritos son haber nacido en lugares ignotos, tener apellidos impronunciables o el no haber plenado nunca una sala de proyección, como sí lo hizo nuestro inmortal Román Chalbauld con su inmortal “Carmen la que contaba dieciséis años”.
Otra causa es, sin duda, la creciente tendencia a la elaboración de guiones de “ruptura”. Los sacerdotes de esta nueva religión no sólo se conforman con anular la presencia de la novela rosa en la pantalla chica, sino que también aspiran desterrar al lupanar nuestro de cada día de la pantalla grande. Estos seudoliteratos, que acostumbran reunirse en simposios y encuentros internacionales, para revestir de cientificidad y prestigio intelectual su atávico resentimiento contra la excelencia, impulsan el proceso de confiscación del auténtico cine venezolano.
También hay que mencionar, en esta improvisada etiología, el efecto perturbador del divorcio del “Puma” José Luis Rodríguez y Lila Morillo. Este impasse sentimental frustró la exitosa carrera de la cantante de “Coco loco” y “La jaula de oro”, e hirió de muerte al soundtrack tradicional, dejando el espacio libre para Servando y Florentino, quienes no han sabido, o no han querido, estar a la altura de la diva maracucha. La existencia de “La primera vez” y “Muchacho solitario” corroboran con creces la anterior afirmación.
Igualmente, hay que denunciar la creencia, falsa e injuriosa por demás, que señala un supuesto envejecimiento del star sistem venezolano. Basta realizar un “exit poll” en los más destacados consultorios de cirugía plástica para desmentir esta calumnia, y convencerse de que esta constelación de estrellas se encuentra más estirada y siliconizada que nunca.
La guinda del pastel la conforma la organización de ciclos sobre cinematografías foráneas. Películas chinas, tailandesas, rusas, paquistaníes, libanesas y hasta maracuchas han sido expuestas para deleite de devoradores de cuerpos culturales de periódicos, fatuos estudiantes de Audiovisual e intelectuales de contraportada. Esta lamentable realidad es muchas veces ensalzada y deificada por cronistas cinematográficos cuya verdadera especialidad es decir ¡guácala! y ¡recontrafuchi! Al escuchar nombres tan sonoros como Román Chalbauld, Clemente de la Cerda y Mauricio Wallerstein.
Toda esta barbarie ha sido apuntalada por la directiva del Consejo Nacional de Artes Cinematográficas (CNAC), instancia burocrática que funge de mecenas de la nueva (de) generación de realizadores nacionales. A la hora de repartir dinero a proyectos ayuno de lo positivo venezolano no les gana ni el Kino Táchira. En su seno se aprueban presupuestos para películas, cortos y documentales contaminados de una malentendida originalidad. No es descartable que esta condenable Intifada en contra del genuino cine nacional sea financiada por agentes camuflados del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y los productores de Hollywood, incrustados en los centros de poder, e interesados en tergiversar y/o desnaturalizar nuestra presencia en el plató mundial.
Y así como Joaquín Sabina se preguntó quién le había robado el mes de abril, nosotros nos preguntamos quién nos robó el burdel, el aguardiente y la coprolalia. ¿Para qué nos sirve contar en el elenco estelar con Rudy Rodríguez, si ella no muestra ni el lóbulo de la oreja? ¡Devuélvannos entonces a Haydee Balza y a Elba Escobar, que ellas sí ofrecen su cuerpo desnudo al mágico festín de la imagen, mostrando incluso hasta sus preferencias electorales! ¿Qué utilidad nos reporta un Miguel Ángel Landa desprovisto de su proverbial abyección y ruindad, bien como comisario de la saga “Cangrejo”, bien como marginal poseso de pasión? Entonces, ¡también regrésennos a nuestro policía preferido! ¿Cómo demonios explicar a nuestros descendientes la metamorfosis experimentada por Daniel Alvarado, quien renunció a la obscenidad como medio de expresión para abrazar un castellano que ni Lope de Vega?
Hasta la risa nos quitaron, al lanzar al trastero de la historia a Rumildo detective privado, impecable versión local del flemático y siempre distante Sherlock Holmes. Idéntica suerte corrió ese nuestro James Bond venezolano, el comisario Gumersindo Peña, sabiamente interpretado por Pedro Lander (ahora diputado revolucionario) en “Colt Comando”. Y qué decir de las chicas Peña. En fin, qué han hecho con nuestra mala edición y “pior” sonido tan bien exhibidos en comedias como “Domingo de Resurrección”,”Agua que no has de beber” y “Cóctel de secretarias”.
Se impone una cruzada por el rescate de lo nuestro. Se impone el viaje a la semilla, el retorno al burdel. Debemos poner en su lugar a tanto charlatán subsidiado por el Estado, ese mismo Estado a quien traicionan en forma pública, notoria e impúdica. Expulsémoslos del templo, arrojémosles en sus rostros los espejitos con los cuales pretendieron trocar nuestra identidad y convertirnos en pobres transculturados.
¿Por qué no obligan a Martin Scorsesse y Brian De Palma a renunciar a sus películas de mafias y de gángster? ¿Por qué no compelen a Quentin Tarantino a traicionar su culto a la violencia y el humor negro? ¿Por qué no emplazan a Adrian Lyne a no rodar películas de abstruso erotismo?
Ya es hora de que estos autoproclamados salvadores respondan al país, que aclaren por qué retiraron de los créditos los nombres más queridos y sentidos del cine nacional, por qué la palabra fin se cierne, amenazante, sobre nuestra pantalla colectiva.
¿Por qué no se van a adecentar el cine búlgaro, ya que tanto les gusta?
To be continued…

12 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Con esa afilada ironía que esgrimen sus palabras, más cortante y justiciera que cuchillo nipón, usted, amigo Rafael, acaba de ofrecernos una de las más contundentes críticas sobre el inefable cine venezolano de ayer, de hoy y, duélale a quien le duela, quizás de siempre y para siempre. Es cierto, estamos abrumados ante el auge de una mediocridad fílmica ofrecida fraudulentamente como cine de autor. Una horda de guasones disfrazados de Fellini o Kurosawa exhiben sin desparpajo sus baratijas en la cartelera contemporánea, creyendo dejar huella en la cinematografía local, cuando en realidad, su único mérito es el habernos hecho palpar y valorar, con el peso inconmesurable de la nostalgia, lo que otrora fuera visto con vergüenza y encono: nuestra época gold filled del cine venezolano. Esto es, el más fidedigno retrato de lo que éramos y no dejaremos de ser, dentro y fuera de las pantallas: habitantes taciturnos de un burdel barato, de indigno sonido, escasos contenidos y miserables actuaciones.

Luis Yslas

11:44 a.m.  
Blogger Inos. said...

Películas como "El Pez que Fuma" son palabras mayores, amigo Felo... ¿quién olvidará jamás el funeral de La Garza desarrollado al son de una rockola que tocaba "El Todopoderoso" de Héctor Lavoe?

Toda una tragedia griega interpretada en el burdel más famoso de nuestra cinematografía.

Lo extrañamos.

11:00 p.m.  
Blogger Saucisse said...

El otro día leí por ahi... había un chico que decía que no le gustaba el cine venezolano, creo que por lo de "de mal gusto". Yo al contrario veo "Macu" como una joya del septimo arte, y Lila Morillo y Mirla Castellanos son como mis tías. y no me siento mal por eso.

3:54 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

CUANDO ESCUCHE EL DISCO DE MIRLA CASTELLANOS, DE MUSICA LLANERA, EL TEMA DE "MOLIENDO CAFE", LA VERDAD ME QUEDE PASMADO, CUANDO LA OI, ESTA MUJER TIENE UNA VOZ MARAVILLOSA, COMO POCAS, VIENDOLA POR AÑOS Y SIEMPRE ADMIRANDO SU EXCELENTE REGISTRO VOCAL, CON ESTE DISCO LE HAGO CARAVANA, MIRLA CASTELLANOS NO TIENE EL LUGAR QUE SE MERECE DENTRO DEL AMBITO MUSICAL Y DISCOGRAFICO, SU TALENTO INCUESTIONABLE Y EL EJEMPLO DE SER UNA MUJER MUY ACTIVA, EN VENEZUELA EXISTEN MUCHOS PROBLEMAS, MUCHOS MAS AHORA, PERO NO ENTIENDO A LOS QUE CRITICAN A ESTE VALOR NACIONAL, ES DIGNA Y BELLA PORQUE HAN PASADO LAS DECADAS Y SIGUE INMACULADA, UNA VOZ INALTERABLE, EN OTROS PAISES COMO EL MIO, LA EDAD NO IMPORTA CUANDO SE TIENE EL TALENTO Y LA TRAYECTORIA, PERO SOBRE TODO LA VOZ TAN IMPONENTE Y SUTIL DE ESTA ARTISTA, CANTANTE, UNICA, PRIMERISIMA,VENEZOLANOS QUITENSEN LA CERILLA DE LOS OIDOS Y LAS TELARAÑAS DE LA MENTE Y LO OJOS, PARA QUE VEAN BIEN A ESTA JOYA, MIRLA CASTELLANOS

8:59 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

pues la verdad es que las personas que jusgan y hacen chistes con la edad piensan que vinieron a este mundo a quedarce pero no es asi, ojala lleguen a tener la edad y sobre todo el talento para lo que sea que hagan como la sra. Mirla Castellanos, excelente interprete y artista venezolana, triunfadora en el mundo, solo que la ignorancia de algunas personas de nuestro pais la verdad lo que da es pena, que opinen sobre algo que desconocen siendo tan nuestro y de tanto valor arriba Primerisima simpre seras la mejor..

11:44 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

SEGURO CUANDO TU NACISTES YA MIRLA HABIA GANADO MIL PREMIOS EN EL MUNDO, Y TU PAIS QUE ES EL DE ELLA ERA CONOCIDO POR SU TALENTO, YA DEJEMOS DE SER IGNORANTES Y DISFRUTEMOS Y APRECIEMOS LO NUESTRO, MIRLA CASTELLANOS ES UNA CANTANTE COMO YA NO QUEDAN AUNTENTICA Y CON UN AMOR POR SU PAIS COMO POCOS LO DEMUESTRAN, TAL ES EL HECHO CON TODO SEGUIR TRIUNFANDO EN ESPAÑA, MEXICO, O EE.UU ELLA SE QUEDO ENTRE NOSOTROS DANDONOS SU ARTE, LASTIMA DE AQUEL CIEGO QUE NO APRECIA EL BUEN TALENTO.

11:48 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

ME MOLESTA LA GENTE QUE UTILIZA ESTOS MEDIOS PARA DECIR ESTUPIDECES POR FAVOR SI NO TIENEN NADA MEJOR QUE APORTAR NO DAÑEN LOS FOROS CON TONTERIAS, ADEMAS DEBEMOS GUARDAR RESPETO POR LOS DEMAS A MI ENTENDER LA SRA. MIRLA CASTELLANOS ES UNA GRAN ESTRELLA DE ESTE PAIS, ESTANDO EN EE.UU. LA ESCUCHE Y LA VERDAD ES QUE SOLO ASI LLEGAS APRECIAR LO NUESTRO FUE MAGICO ESCUCHAR VENEZUELA CANTADO POR MIRLA EN LOS ANGELES, POR FAVOR RESPETO HACIA NUESTROS ARTISTAS DE VERDAD NO ESA FARSA DE LABORATORIOS QUE DE ESO SI QUE HAY UN MONTON Y ESTA JUVENTUD NO SE DA CUENTA DE LA PORQUERIA DE MUSICA QUE COMPRAN Y APOYAN CON CANCIONES Y LETRAS SIN SENTIDO LA VERDAD ES UNA PENA.

7:27 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Si, tal vez el cine venezolano no utilizará las mejores temáticas pero,¿Usted no se ha planteado la idea que algún día un familiar de las personas a las que ustede ofende se tope con sus envenedadas palabras??
para todo hay una primera vez, y con todo respeto, le agradezco que repete a mi madre, Imperio Zammataro 8por cierto, vea a ver si escribe bien el apellido)
ATTE: ANDREA C. FIGUEROA ZAMMATARO

11:57 p.m.  
Blogger Rafael Jiménez Moreno said...

Señora Andrea Figueroa Zammataro,


Le escribo en este apartado a falta de una dirección donde enviarle mi respuesta a su comentario. Deseo ofrecerle disculpa por la utilización inadecuada del nombre de su señora madre. De hecho, ya lo he retirado de la nota. Gracias por visitar la página, y exponer en términos tan decentes y respetuosos su enorme y comprensible malestar. A veces uno escribe unas líneas pensando en un objetivo en específico, y termina ocurriendo justo lo contrario. En verdad lo lamento, porque, aunque usted no lo crea, me gusta imaginarme gentil y caballeroso. Ojalá que en un futuro retorno por estos espacios, su experiencia como lectora sea mucho más placentera.

Mis respetos.

4:10 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola buenas noches Sr. Jiménez,Soy una joven que dentro de unos años compartiré la misma profesión que usted, como periodiste ético, usted rectificó la informcación como está estblacido en el artículo 12 de la Ley del ejercicio del periodismo. Yo pensaba que el periodismo era una profesión donde no se le hacía daño a nadia y que como en el caso de la medicina, nadie fallecía, pero mi profesora de informativo III, la Sra. Miriam Freilich, me hizo entrar en conciencia, que mis comentarios pueden ser capaces de hacer que una persona se quite la vida. El comentario que hizo, me generó incomodidad, pero valoro su valentía en admitir su error, aunque también estoy en cuenta de una cosa, la calidad del cine venezolno es simplente desatrosa! y para la épocoa en la cual mi mamá actuaba, la temática no era muy distinta de la actual, es por eso que mi madre, no quiso continuar haciendo cine, porque parece mentira, pero los temas diferentes a la delicuencia, drogadicción y prostitución eran desechados, y los intentos de algunos escritores para revertir el efecto negativo del cine eran en vano. Gracias a Dios, con la genración de relevo, se están abriendo espacios a nuevos temas...sin embargo...hay algunos que se resisten ha hacer cine de calidad e innovador...
Disculpas aceptadas
Andrea C. Figueroa Zammataro

11:56 p.m.  
Blogger irene said...

SOY IRENE ARCILA GRACIAS POR TUS COMENTARIOS . PERO NO ESTÁS BIEN INFORMADO YA QUE NO TENGO NI CIRUJIAS, NI BOTOX, NI SILICONES.
DEBERIAS TENER MÀS VERACIDAD EN TUS COMENTARIOS, DE TODAS FORMAS TE LO AGRADEZCO . EN EL MOMENTO QUE LO HAGA TE LO DIRÉ.

7:48 p.m.  
Blogger Rafael Jiménez Moreno said...

Señora Irene Arcila,


Le escribo en este apartado a falta de una dirección donde enviarle mi respuesta a su comentario. Deseo ofrecerle disculpa por la utilización inadecuada de su nombre. De hecho, ya lo he retirado de la nota. Gracias por visitar la página, y exponer en términos tan decentes y respetuosos su comprensible malestar. A veces uno escribe unas líneas pensando en un objetivo en específico (en este caso un artículo en clave de humor), y termina ocurriendo justo lo contrario. En verdad lo lamento, porque, aunque usted no lo crea, me gusta imaginarme gentil y caballeroso. Ojalá que en un futuro retorno por estos espacios, su experiencia como lectora sea mucho más placentera.

9:34 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home