lunes, septiembre 26, 2005

En defensa del reggaeton

Los comprometidos y siempre pundonorosos integrantes del sector “curtura” no pierden ocasión para trasuntar su tristérrima condición de viudos del fascismo, el golpismo y el terrorismo. Embarcados como están en una supuesta empresa de rescate y adecentamiento de la vida nacional, no se cansan de enfilar su herrumbroso y obsoleto armamento en contra de las perversas y demoníacas fuerzas del perreo.
Talibanes de escasas barbas y desgatadas molleras, los intelectuales venezolanos sueñan a diario con un mundo paradisíaco, libre de reggaeton. Un mundo benéficamente bañado por caudalosos ríos de leche y de miel, donde una miríada de insaciables huríes baila para ellos, con displicente sensualidad, los relajantes y antiestresantes compases de la música chillout. Un gran lounge para el disfrute de las almas sensibles, aquellas habituadas a saborear, desde sus mullidos fashion puffs, los minúsculos placeres de la vida; a saber, una ligera plática sobre temas como: la última edición de la Revista M, las agudas tiras cómicas de Maitena, las sabias crónicas de Paulo Coelho, los escandalosos deslices de la nobleza europea o la inminente rebelión de los incorruptibles Comacates.
Sin embargo, nada es eterno en la vida, y el místico trance espiritual de nuestro intelectual criollo queda interrumpido abruptamente por la inoportuna canción que, llegada desde la calle, le advierte, a manera de funesto vaticinio: “Tú eres mi cachorriiiiiiita, mamá. Yo soy tu perro y vengo a morderte….”.
Entonces, el tranquilo monje tibetano de otrora, monta en justificada cólera y profiriendo todo tipo de maldiciones, emplaza al ignorante de su vecino a bajarle decibeles a esa “música de mono”. Ante tamaña agresión, su agraviada contraparte le responde con una ofensiva del tipo “eres guasa guasa, guasa guasa, rompe masa…”. Para ese momento, el valeroso miembro del sector “curtura” se encuentra menguado en sus fuerzas; más sin embargo, echando el resto y dejando la vida en la jugada, intenta en vano repeler el asimétrico ataque con una sobria y elegante melodía de “Bajo Fondo Tango Bar”. Mala cosa: su suerte ya está echada. No tardará en ser barrido por el despiadado tsunami de la historia, de la Gasolina, de la Gata Salvaje, del Voy pa´llá.
Pero lo que no sabe el acongojado lector de estas líneas es que apenas hace dos días, en ocasión del barranco de fin de semana, este heroico y admirable kamikaze, quintaesencia de la pureza melómana, bajo la alegre coartada de unos güisquis pinchados, abjuró de su fe, y con paso vacilante y lengua tartajosa, brincó a la pista de baile para adueñarse del perreo, y conquistar así, cual bestia primitiva, el corazón de esa chicuela de corta minifalda que, durante toda la noche, no paró de “pistonearle”.
Y es que el repudiado reggaeton, al igual que su madre, la cultura popular, cuenta con amigos a montones. Lástima que muchos de ellos sean zorros y camaleones. Tristes personajes que, con su proverbial “fisnura” vital, siempre andan buscando…
Por eso, a todos ellos, dales, Don dale que llegaron los Freddy Kruger…

Etiquetas: , ,

5 Comments:

Blogger Gustavo A. Martin A. said...

Dificilmente a tan laborioso léxico pueda atribuirsele provenir del, por usted denominado estimado amigo Rafael, sector "curtura". Sector, valga señalar como prominente, prometedor y ampliamente difundido por la "robolution style". Exaltado y ensalzado hasta el hastío.

Tan prodigioso verbo, y lo digo con agradable y gustoso asombro por su matiz literario, definitivamente merece una observación meticulosa que intente dilucidar el enigma: ¿Qué clase de individo con tan amplio y rico repertorio verbal puede decirse ser el presidente del club fan del reggaeton? No se tratará más bien de un infiltrado de la CIA. ¿O de la DEA?, no! de la DIM, DISIP -al más puro Puente Llaguno´s Old Fashion Way- Un rambo chimbo criollo que libera una guerra en contra del universalismo del "Lounge", del progresivo tribalismo mundial, del world music, del House electrónico, del universal citizen project.

Definitivamente nuestro punto se coloca en un asir estético, en el horror frente al "mamí yo soy tu lobo"... en una dialéctica del espíritu, de la consciencia evolucionada mundial. E intentamos a través de esta oportunidad de replica, desenmascarar, de forma contundente y clara, sus verdaderos orígenes enraizados en la más recalcitrante y putrefacta oligarquía de extrema derecha talibanisada al son dominical del Canon de Pachebel, La Música Acuática de Hanndel, el Ave María, la mermelada de frambuesa, la mantequilla Luparc y los English Muffings.

El Sr. Jiménez, conocido ampliamente en los pasillos del IESA como el Ratzinger bolivariano, que intenta filtrarse en el submundo del Hip Hop urbano caraqueño para salvarse del avance de "la Nada" haciéndose pasar por el "DJ Trece", (chuquiti), por una especie de 4to Poder del sincretismo intelectual, es nada más y nada menos que un el miembro fundador, y presidente emérito, de la celula de la desestabilizante y Neopostliberal-radical agrupación de ultraderecha conocida en los bajos fondos como "El Partido de los Feos"...

EL uso del reggaeton (perdone usted si está mal escrito) es sólo un mecanismo, un artilugio psicológico macabro de manipulación sexolingüística, ideado en la central de inteligencia del "Partido de los Feos" por un tal Ruben Angel, que ha sido diseñado para intentar socavar las bases del socialismo del siglo XXI. Penetrar y minar reconocidos organismos como el International Chavist Research Institute, el Movimiento Popular Chavista Vasco, Le Ligue Chavez Fraternite, The revolutionary chavist hawain party.

Y nosotros, la gente bella del CSI, la generación cyber cosmic, del funk pop, el Chillout, hemos sido elegidos por la mente siniestra como chivo expiatorio y debemos asumir las consecuencias perversas de su desfachates. Nuestra pacífica generación, amante de Café del Mar, de Buddha Bar, Hotel Costelo, del Tantra Yoga, del metrosexualismo, etc, etc... se ve duramente golpeada y abatida por esta miserable conducta que el mal llamado "marginulfo" utiliza para ejercer el veto moral "opuso" con todo su poder y aplacar las voces de la fraternidad interracial.

Se disfraza con la chavacanería, con el nichismo a ultranza, el carteluismo balurdo, para tejer un estratagema engañozo y macabro que terminará aplastando nuestro proyecto de la ciudadanía mundial.

Pero no se preocupe Sir Jiménez, el Yin Yan, las fuerzas cósmicas, el I Ching, nos protegerán del lado oscuro y despiadado que se ha apropiado de su preterito bondadoso espíritu, aquel que una vez la Sra. Moreno arrullaba tiernamente sin imaginar el ser en el que algún día se convertiría.

Con respeto, aprecio y admiración, a mi amigo "El Poeta" Rafael Jiménez.

11:25 p.m.  
Blogger Luis Ernesto Blanco said...

¿No debería llamarse más bien "En defensa de coronar". Lo de menos es si se trata de balada pop, o incluso de neo folklore; su única intención de escuchar tal género es el de poder horizontalizar con alguna fanática del perreo; lo mismo que ayer con una del meneito, la macarena o la lambada

Se cansa uno...

11:06 a.m.  
Blogger JRD said...

De acuerdo con usted en casi todo, Jiménez. Las estéticas aterradoras del submundo siempre le inspirarán terror a quienes desean que todo quede igual. Ya pasó antes y sigue pasando con la salsa brava (dos décadasd después tuvieron que aceptarla y gozarla), con el vallenato, con las variantes del joropo trancao. Al final cederán; contra el empuje de la Misión Boves no tienen salvación ni escape.

Saludos.

4:54 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

EL REGGAETON ES MUSICA DE MONOS, QUE NO REQUIERE NI UAN NEURONA PARA OIRLO Y MENOS HACERLO

11:30 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Gracias por este magnífico post. Admirando el tiempo y el esfuerzo que puso en su blog y la información detallada que usted ofrece.

3:22 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home